Donde hay agravios no hay celos

de Francisco de ROJAS ZORRILLA

Versión y dirección Liuba Cid


Versión y Puesta en escena

Liuba Cid

Compañía: Mephisto Teatro

Vestuario: Tony Díaz

Productora: Arte Promociones artísticas

Fotografías: Mª Teresa Gómez Lozano y Liven Céspedes

En imágenes


Fotografías de Mª Teresa Gómez Lozano©


Fotografías de Liven Céspedes© / Ver todo el fotoreportaje

Críticas



DONDE HAY AGRAVIOS NO HAY CELOS, fue estrenada en el

Festival Internacional de Teatro Clásico de Cáceres en 2011.


Cartel de la temporada en el Teatro Fïgaro de Madrid- Verano de 2013


Notas a la Puesta en escena

Detrás de la apariencia dieciochesca, se filtra el ritmo y la cadencia que aporta una interpretación peculiar desde la visión del teatro cubano contemporáneo del texto de Rojas Zorrilla. Las máscaras barrocas se sincretizan en las máscaras coloniales de un teatro, que en su esplendor del s. XVIII y XIX, trajo a la escena cubana la tradición del teatro bufo con la consecuente caricatura nacida del el alma de las propias máscaras.
Del bufo interesa en particular su sistema paródico, su conciencia de la teatralidad y la distorsión verbal que anticipa el teatro del absurdo, características dominantes del teatro cubano en el s. XIX. Fascina, principalmente, la galería léxica del bufo, que al igual que en el texto de Rojas Zorrilla, pone al desnudo la esencia social y humana de los personajes.
La puesta en escena descubre al espectador los amores descarados, promiscuos y, sobre todo interesados, de los personajes. Los galanes contraponen la condición caballeresca que éstos dicen representar a su comportamiento innoble; en suma, unos caracteres de marcada hipocresía, prototipos de la mala vida, que resultan hasta hilarantes por rayar, a veces, en el absurdo.
Las criaturas escénicas están atrapadas en un marco temporal y espacial acotado. En un exterior e interior urbano se dibuja una casa llena de estancias, escaleras, habitaciones, pasajes y balcones por los que fluye la acción a través de continuas entradas y salidas.
Un sistema de rígidas normas sociales, una sobrevaloración de las apariencias crea situaciones grotescas donde la falta de información y el engaño de los sentidos hacen dar cómicos traspiés a caballeros y damas intachables a los que el público encuentra, al mismo tiempo, admirables y ridículos.


Reparto/ Ficha técnica y artística

Don Juan de Alvarado: Vladimir Cruz
Sancho, su criado: Justo Salas
Doña Inés de Rojas: Claudia López
Beatriz, su criada: Dayana Contreras
Don Fernando, padre de Doña Inés:

Jorge Ferrera, Luis Castellanos, Ramón Ramos
Doña Ana de Alvarado, hermana de Don Juan:
Yolanda Ruiz, Cristina Arranz
Don Lope de Rojas: Rey Montesinos
Bernardo, criado suyo: Gabriel Buenaventura
Músico de la corte: Joanna González

____________________________

EQUIPO TECNICO Y ARTÍSTICO

Versión y Dirección: Liuba Cid
Diseño de Vestuario: Tony Díaz
Diseño de Luces: LC Performance
Diseño de Espacio sonoro: Pilar Ordóñez
Técnico de luces: Eduardo Astorga/ Alain Lloret
Técnico de sonido: David Garrido
Realización de vestuario:

Sara Díaz Álvarez / Edgar Hechavarria Ricardo
/ Leonardo Venega Ortiz
Diseño digital: Eduardo A. González Carmona
Producción: Leonardo Buenaventura / Baby Castellanos
Gráficas: Carril Bustamante
Carpintería: Jorge Luis Díaz
Road Manager: Mercedes Pais
Agradecimientos:
Instituto Universitario de Danza Alicia Alonso
Santos Toledo ( Diseñador Gráfico)
Galería Raúl Oliva

 

Producción general y Distribución
Mayda B Performance S.L

Duración: 90 min.


Un siglo de Oro “reciclable”

Las formas del papel y la flexibilidad del cartón, arropan y redimensionan el cuerpo de la máscara. Los personajes vísten con estructuras forradas en papel y cartón, proyectadas en el color y la exuberancia del ” barroquismo tropical”, interpretado así por el diseñador cubano Tony Díaz, quien ha realizado una labor de creación a partir de materias reciclables como el cartón, el papel, la madera y el aluminio. Una sugerente maquinaria simbólico-visual, que modela y coloniza el cuerpo del personaje exagerando sus formas y modales, su apariencia idílica y ridícula a un tiempo.